viernes, 25 de junio de 2010

HISTORIAS DE INYECCIONES.

Siempre recordare aquellas mañanas cuando la ruta (camión, transporte público) iba subiendo con trabajos la cuesta enarbolada, llegando a la cima de ese cerro o loma, donde se localizaba el hospital de IMSS a donde nos dirigíamos, mi madre, mis hermanos y yo.



Así como Batman tiene a su némesis en el Joker, el Dr. Moriarty es el enemigo jurado de Sherlock Holmes, y México tiene al Peje como su mortal enemigo, yo también tengo el mío, es la vacuna contra el Tétanos.



Siempre íbamos cada año, o cada dos años a checar las vacunas que nos tocaban. Era común en ese ascenso a “La Loma” ir rezando el padre nuestro y el ave María, como Dios me daba a entender. La invocación a los santos más inverosímiles, con tal de evitarme el sufrimiento de recibir “la mortal dosis” de mi enemigo.



San Roque, que hoy no me toque.

San Agapito (sin albur), si me la ponen que duela poquito.

Santa María de la Cajeta, que a mi mamá se le pierda mi tarjeta.

Virgen de Guadalupe siempre Santa, que al mendigo camión se le ponche una llanta.

Santa Martha, de Jesús la nodriza, que la enfermera que me toque no sea primeriza.

Virgen María Inmaculada, que la del tétanos ya esté descontinuada.

En fin, que me inventaba santos, santas y vírgenes que nada que ver.

Por fin llegaba al enorme edificio del IMSS en Ciudad Victoria. En una de esas ocasiones íbamos mi madre, mis primos y hermanos a checar como siempre si nos tocaba alguna vacuna. Llegamos a informes y nos dieron las “terribles palabras”:

- Si, les toca la del tétanos.

Chales o_O

- Informadora: Pasen al consultorio numero tal y dejen sus tarjetas en el escritorio.

Avanzamos y mi madre nos dio nuestras tarjetas para ser colocadas en el escritorio y esperar nuestro turno.

Yo iba con el nerviosismo y el pecho vacío, pidiéndole a Dios como favor que temblara y el edificio se cayera, pero no que matara a todos, no, yo no era tan malo. Solo quería que cayera una roca enorme donde estaban las vacunas del tétanos :S



- Mi madre: Vayan y pongan las tarjeta en el escritorio.

- Diesel: Pero ma… Mejor venimos otro día, me siento bien mal, hasta creo que me voy a desmayar, iré, iré (y hacia como que me daba vueltas la cabeza, sin albur).

- Mi madre: No, ya estamos aquí, de una vez.

Ni hablar. Con los ojos llorosos nos dirigimos mis primos, hermanos y yo a colocar la dichosa tarjeta en el escritorio del consultorio donde nos tocaba la aplicación de la vacuna.

Vimos una especie de torrecita formada por ya varias tarjetas de pacientes que se nos habían adelantado.



- Primo Alejandro: Diesel, estas pensando lo mismo que yo?

- Diesel: Estemmm ps creo que si primo, pero donde conseguimos los 500 kilos de piel de avestruz africana?



- Primo: No! Eso no! Estaba pensando que debemos de poner nuestras tarjetas hasta abajo, así seremos los últimos.

- Diesel: Ah si, ps eso era lo siguiente que yo iba a pensar ñ_ñ

Así lo hicimos. Y regresamos a nuestro lugar con mi madre, mientas nos echábamos miradas de: Ah como somos chingon…s!

Llega la enfermera, tomas las tarjetas, les da vuelta y las tarjetas de hasta abajo, quedan hasta arriba, diciendo el nombre de la primera persona a pasar:

- Enfermera: Diesel Armani!

Lo bueno que éramos pobres y mi mama no me compro el refresco que le pedí y que me estaría tomando cuando la enfermera dijo eso, porque lo hubiera escupido todo de la sorpresa!



- Diesel: Queee??? Pero, osea cómo???!

- Madre: Míralo, hasta suerte tienes, te toco primero.

- Diesel (pensando): Uy si, si ahorita saliendo corro a comprar el melate ¬¬

Solo recuerdo que voltee a ver a mi primo con cara de: Hijo de la%$@”, pero hay un Dios!!!!!

Me tocó pasar. Y después de 5 minutos, en los que trate de convencer a la enfermera que no me pusiera la inyección y que fingiéramos todo, sin resultado positivo para mí, salí, con la pompi ponchada, los ojos llenos de lágrimas, y una batalla más perdida.



Mi némesis, la vacuna del tétanos, se había salido de nuevo con la suya. Y mi pompi, con otra “herida de guerra”.

Continuará con otra historia de inyecciones.

Saludos!

5 comentarios:

majana dijo...

Jajajjaa que risa!!

Y la forma que cuentas ese trauma tan grande hace que parezca que no lo es, pero yo se que si, ;P, jeje te imagine con la carilla del gatillo con toda y esa expresión cuando te enteraste que serias el primero, gracias a tu primo jejeje XD.

Muy suave tu post!! ya espero con ansias la siguiente historia!!

Te mando abrazo, muy fuerte!!
y saludos!

Martuchis dijo...

Jajaja que risa, uno siempre le tiene miedo a las inyecciones, a mi siempre me ha pasado que nada más en el mometno previo cuando ves que están preparando la inyección y hueles el alcohol me pongo nerviosa, pero pues es un piquete y ya.

El que si la sufrió más fue mi hermano mayor, él era el que más se enfermaba y lo inyectaban una vez por semana porque tuvo fiebre reumática.

Ahora ya de grande prefiero mil veces una inyección, porque aunque si te duele, pues es más efectiva y te alivianas más rapido.

Me dio mucha risa lo de que se le pierda la tarjeta y la cara del gato y la avestruz.

Ojalá algún día inventen algo que haga que ya no nos tengan que poner inyecciones.

Victoria dijo...

jajajajaja
como me haces reir Caballero
soy tu fans!

Caballero de la Blanca Luna... Y Diesel. dijo...

Majana: Pues si, fue un trauma muy grande. Y mas que la vacuna del tetanos nos ponian una, y a los dos meses habia que poner el refuerzo. Y a veces se nos olvidaba o no ibamos, sino hasta varios meses despues y de nueva cuenta me tenian que poner la primer dosis y despues de dos meses la segunda, y se nos olvidaba y otra vez a empezar el ciclo :S

Ademas no entendia por que aunque estuvieramos vacunados, si nos pasaba algo, comoquiera nos la tenian que poner , mugra vacuna fea U_U
Gracias por pasar, saludos!

Marthita: Fiajte que yo tambien era muy enfermizo de "las anginas" y seguido me andaban recetando ampolletas de penicilina :S
No, si "la burra no era arisca, la hicieron a inyeccionazos" jajaja
Saluditos y que bueno que te gusto el post.

Vicky: Gracias, gracias, que bueno tenerte por este blog, saluditos ;)

M a r u dijo...

Jajaja. Pobrecito. Eso de que solo le cayera una piedra a donde estaban las vacunas jajaja hay caballero.
Por eso lestienes tanto miedo hasta la fecha veda???
saluditos listos para el domingo buen fin de semana